top of page
Conduciendo

MANEJO PREVENTIVO

La forma más común de manejo, la defensiva, es la acción del conductor para reaccionar a un riesgo real en el tránsito. Lo que muchos todavía no conocen es el concepto de manejo preventivo, que no está basado en la habilidad al volante, sino en la capacidad de anticipar posibles riesgos presentes en el tránsito.


En ese caso, el conductor estará actuando de tal manera que anticipe posibles riesgos y no reaccionando ante riesgos reales. El objetivo principal del manejo preventivo es evitar que ocurran incidentes de tránsito, o sea, cualquier evento de tránsito con potencial para causar daños físicos o materiales.


El concepto “manejo preventivo” no es nuevo, sólo que el enfoque de la prevención de accidentes de tránsito fue redireccionado pasando de la habilidad al volante hacia la anticipación de riesgos potenciales. En el manejo preventivo, el conductor necesita actuar de manera más proactiva con relación a los peligros potenciales presentes en el ambiente de tránsito.


Por ejemplo, al aproximarse a un cruc, el conductor preventivo anticipa el posible surgimiento de riesgos potenciales, colocando el pie sobre el pedal del freno – técnica conocida como ‘cubrir el freno’ aún teniendo la preferencia. De esa manera, estará acortando su tiempo de reacción y como resultado la distancia total del paro total de su vehículo.


En el manejo defensivo, el conductor depende más de su habilidad al volante. En manejo preventivo, trabaja más el comportamiento seguro del conductor, mientras que en el manejo defensivo trabaja más la habilidad. En otras palabras, el manejo preventivo es más proactivo, mientras que el manejo defensivo es más reactivo.

47a2fa19-c3ce-4d1f-bd5c-57c20df26215.jpeg
6040e413-04c1-4661-9be6-ff4ac38a7b2c.jpeg
Escuela de manejo

Actitudes de manejo preventivo

Algunas estrategias importantes en el manejo preventivo, incluyen: 

Conocer las funciones y condiciones de uso del vehículo

Redoblar los cuidados y la atención al manejar

Estar consciente de su estado psicofísico y saber cómo este estado puede afectar su seguridad.

Ajustar su velocidad a las condiciones del asfalto, del clima, de la carga y del tránsito

Realizar continuamente una inspección visual de las condiciones que guarda el tránsito alrededor de su vehículo

No dejarse distraer por acciones no relacionadas con el acto de manejar (hablar por celular, por ejemplo).

8 consejos para un manejo defensivo:

Numeración CEC-01.png

Atento a todo lo que ocurre a tu alrededor.

Numeración CEC-03.png

Desconfía

Numeración CEC-05.png

Respeta las señales de tránsito

Numeración CEC-07.png

Conduce por el carril correcto

Numeración CEC-02.png

Atento a todo lo que ocurre a tu alrededor.

Numeración CEC-04.png

Mantén una distancia segura

Numeración CEC-06.png

Usa bien tus luces

Numeración CEC-08.png

Evita distracciones

TÉCNICAS DE MANEJO DEFENSIVO

1. Observa todo lo que sucede alrededor. Un buen conductor debe estar al pendiente de lo que sucede en sus 360 grados, no basta con solo mirar al frente. El automovilista debe ser consciente de cada cambio no como los cambios de carril que tienen los autos que comparten la vía. Los espejos son una herramienta muy útil para cumplir con esta técnica.

2. Saber anticiparse. Si vemos que a lo lejos parece que los autos se han detenido, lo mejor será disminuir la velocidad par frenar oportunamente. Las señales en el camino también nos ayudan a anticiparnos, posibles vueltas en la vía o semáforos más adelante pueden ser prevenidos por estas señales.

3. Desconfía. No podemos dar nada por hecho, en cualquier momento un conductor puede saltarse un alto o no ceder el paso. Ya que no sabemos las acciones que puede tener el otro auto, desconfía y siempre maneja a la defensiva. Recuerda tener cuidado al momento de dar algún volantazo, no vayas a dar un golpe tú mismo.

4. Guarda tu distancia. Mantén una distancia prudente entre cada auto de acuerdo a la velocidad. Esto es para que si llegan a frenar, puedas hacerlo de una forma progresiva y anticipada.

5. Avisa a los demás conductores de tus acciones. Si vas a girar o cambiar de carril, usa tus direccionales. Si te detienes repentinamente, avisa a los conductores de atrás con tus intermitentes.

6. No ingieras nada que pueda afectar tus sentidos. Efectivamente, hablamos del alcohol o drogas. Como ya sabes, conducir bajo los efectos de estas substancias puede ser peligroso. Además debes estar al pendiente de las medicaciones que tomas ya que algunas están contraindicadas para ponerte al volante por que pueden ser depresores del sistema nervioso.

7. Evita distracciones. Deja tu celular guardado en el bolso donde no cause tentación de tomarlo, ajusta la música en el radio antes de arrancar el coche. De esta manera no tendrás por qué distraerte en el camino. 

8. Coloca correctamente tus manos en el volante. Las manos son un factor importante ya que tenerlas colocadas correctamente nos permitirá maniobrar con mayor facilidad. Imaginando que el volante es un reloj, nuestras manos colocadas sobre las 10:10 o 9:15.

9. Ajusta tu asiento. Tu asiento debe estar en una posición y altura media. Para medirlo, recárgate en el respaldo y estira tus brazos posicionándolos sobre el volante, Tus muñecas deben quedar a la altura del volante, si quedan más atrás o más adelante, deberás ajustar tu asiento. Volviendo a la postura de conducción que será tomando como referencia un reloj en las 10:10 o 9:15.

9cc20ac1-01e2-4454-950c-14a530c6ae3b.jpg
bottom of page